Esta semana hemos visto pasar la Historia ante nosotros y hemos sido testigos de la nobleza de una determinada manera de entender, sentir y hacer Política.

El día a día del Servicio Público y la Política de hoy en día se ha convertido en un teatro permanente de ruido y gesticulaciones absurdas; está lleno decepciones y de NÓes; de deslealtades, colores grises y oscuros; sin sonrisas. Hasta que llega un día en que todo cambia y nos permite volver a soñar. Volver a creer que la Política es el arte de hacer posible lo imposible. Y que a pesar de los días fríos y en blanco y negro, muy de vez en cuando hay color y felicidad.

A pesar de la insensibilidad y la frialdad de los algoritmos y los motores de búsqueda; a pesar de la espiral permanente trituradora de las notícias y la actualidad; a pesar de ser esclavos de los concepto #tiemporeal y #timelines de las redes sociales; estos días pues, tenemos la posibilidad de detenernos #actitudslow e intentar entender la magnitud de lo acontecido.

A. ESTADOS UNIDOS:

 1. Palabras.

Nos situamos en 2007 en las primarias demócratas para la presidencia de Estados Unidos. Debate entre candidatos en Carolina del Norte, cuando en un momento determinado:

Los Republicanos atacaron y ridiculizaron la inocencia y la falta de experiencia y capacidad del futuro presidente.

2. Imágenes.

Unos años más tarde, en otro continente, los protagonistas del futuro episodio se saludaban por primera vez. El carácter y la actitud del presidente son dos pilares de su carisma:

3. Hechos.

Un año después, desde la Cabinet Room, presidida por el cuadro de la firma de la Constitución estadounidense:

Mensajes importantes:

  •  El fin del tiempo de los esencialismos dogmáticos y sectarios;
  • Reconocer que 50 años después, la actitud macho/línea dura/de guerra no ha alcanzado los objetivos y señalando -de facto- la fecha de caducidad y la inutilidad del embargo;
  • Restablecimiento de las relaciones diplomáticas;
  • Aceleración de la apertura económica para favorecer que las reformas democráticas sigan el efecto cascada;
  • A los críticos: os entiendo y respeto, pero es hora de mirar hacia adelante; protegiéndose internamente bajo la figura Papa;
  • Reactivación del concepto “las AmericaS” y el “todos somos americanos”.
B. CUBA:

A la misma hora, 150 kms al sureste de Florida, en una realidad paralela, el homólogo cubano escenificaba un cambio inimaginable poco tiempo atrás:

En la isla todo es diferente. Lo de “a lo cubano” toma una nueva dimensión cuando se trata de poner en escena una página de oro de la Historia reciente.

Sorprenden la guayabera militar -cuello descubierto- y los galones. Pero también esa retórica tan antigua; el pase de las páginas acabadas de leer y el no mirar a la cámara; así como la simbología de los retratos de las 3 almas del ADN fundacional de la Cuba revolucionaria.

Los nombres propios del mensaje: Fidel y el Papa.

El mensaje de fondo: reconocimiento de la alteridad y una apuesta por “el arte de convivir con nuestras diferencias”.

El simbolismo de la fuerza con que una vez se ha terminado de leer las páginas de la declaración, se recogen los papeles, se ordenan y golpean sobre la mesa para anunciar el final del acto, son toda una declaración de intenciones y del estado de ánimo.

C. EL PAPA FRANCISCO:

78 años y la ejemplificación del #softpower, el alma de la nueva Diplomacia Pública: sonrisas, bondad, magnetismo y gestos suaves; sabiduría jesuítica; humildad y discreción y un alto sentido de la empatía y la alteridad. Su fórmula de construcción del liderazgo público en forma de elipsis non-stop es extraordinaria:

 Actitudes → Palabras → Imágenes → Gestos/Hechos → Liderazgo

(y vuelve a empezar, cada vez subiendo más el listón.)

(El premio Nobel de la Paz para cuando?)

Destacar también la figura de su alter ego, su Secretario de Estado, el leal Pietro Parolin: otro constructor de puentes y costurero de sensibilidades, que se puso a prueba en el imposible Vietnam.

D. EL PROCESO INTERNO NORTE-AMERICANO:

El proceso interno estadounidense para llegar al discurso de la Cabinet Room ha sido excepcional. (Hollywood ya ha situado sus avistadores recopilando fuentes e informaciones. Será una película maestra, seguro. Dirigida por Oliver Stone?)

Los intentos de rehabilitación de la confianza entre Estados Unidos y Cuba son innumerables. La gran mayoría se han ido tejiendo lentamente a un suave hervor. Algunos con más o menos luz, otros muy discretos. Siempre condenados al fracaso como consecuencias de personalismos, oportunismos, traiciones y deslealtades, filtraciones, ego-errores monumentales, partidismo y política en minúscula.

La cocina interna norteamericana esta vez se conjuró para vencer a todos los obstáculos. Los más importantes: el sectarismo de algunos altos funcionarios y diplomáticos del Departamento de Estado y el Departamento de Defensa; la CIA y el partidismo de la oposición republicana.

Tres nombres propios:

  • Ben Rhodes, empezó en 2007 con el equipo que gestionaba las relaciones con los periodistas y medios de la campaña Obama; incluso formó parte del equipo de Jon Favreau, redactando discursos para el candidato. Ha estado en la Casa Blanca desde 2008. Hoy es la mano derecha de Susan Rice, el ex embajadora de Estados Unidos en la ONU y ahora Consejera de Seguridad Nacional del presidente. Fue su enviado directo, el emisario presidencial en las conversaciones en Canadá y el Vaticano.
  • Jim McGovern, el congresista demócrata de Massachusetts. El encargado de mantener los puentes – y el back channel- con la cúpula cubana. Y de construir los cortafuegos necesarios y mantener el orden por el que la oposición del Congreso a cualquier movimiento, gesto o iniciativa no lo dinamitara todo.
  • John Kerry, el Secretario de Estado y Senador senior, ha trabajado la relación personal con los senadores republicanos más hostiles y desconfiados de toda la operación. La confianza con su colega de escaño, el senador por Texas John McCain, ha sido importante para evitar revueltas en las bancadas republicanas.

Permitidme poner encima de la mesa la relación entre las crisis cubanas y los presidentes demócratas: la crisis de los misiles cubanos de 1962 y los Kennedy; con el episodio que nos ocupa y Obama.

E. CONSECUENCIAS:

Esta sacudida tiene consecuencias en ambas partes:

1. Por el lado estadounidense:

  • Florida, uno de los swing states que se tienen que ganar si se quiere llegar a la Casa Blanca, es cada vez menos republicano y vivirá una catarsis interna profunda y espectacular. Game on, para los demócratas, mientras los republicanos se abrazan los extremos de la disidencia más ideologizada y más status quo;
  • Sirva de ejemplo la reacción enfadada y contundente del joven senador republicano por Florida -y una de las promesas para las presidenciales de 2016- Marco Rubio:

                       

“Haré todo lo posible para echar atrás estos cambios”.

  • Las expectativas de Rubio de ser candidato a las primarias republicanas, se han desvanecido. Y los republicanos si se enrocan aún más mirando al pasado, perderán una oportunidad de oro para empezar a construir una nueva narrativa que sume.
  • La disidencia cubana de Miami tiene una oportunidad de oro de hacer un relevo generacional que la sitúe como facilitadora del cambio y la transición de la nueva etapa: pragmatismo vs. dogma.
  • Geoestratégicamente, que Obama apague el fuego cubano, le hace sumar centralidad y liderazgo en la zona. Incluso la Venezuela – el siguiente objetivo- de Maduro ha tenido palabras y reacción amable.

2. Por parte cubana:

  • El régimen gana legitimidad interna e internacional;
  • Alivio de la fragilidad y las dificultades con la que gobernaba Castro, que deben traducirse en hacer más fácil la vida civil en la isla;
  • El Partido Comunista pilotará la transición política de la nueva etapa;
  • Se sitúan como interlocutores privilegiados entre Venezuela y Estados Unidos;
  • Más apertura económica, más dólares, más intercambios, más turismo, más inversiones, la construcción de un nuevo sector privado cubano -clase media- … y al final de la cadena, la transición democrática (manteniendo algunos privilegios).

F. LA LECCIÓN MÁS IMPORTANTE:

Triunfo rotundo del #softpower, alma de la nueva Diplomacia Pública: “ni vencedores, ni vencidos!”, “Ambas partes terminan el viaje con dignidad”.

Esta realidad contrasta con el fracaso y la soledad de la doctrina Aznar, basada en la actitud del rencor y el esencialismo  -queriendo visualizar vencedores y vencidos (p.e.: Carromero). Visto en perspectiva es una lástima que el Estado español renunciara a jugar un papel de mediador, de árbitro y de constructor de puentes. Rajoy se ha subido al carro ganador desde el minuto cero.

Mensaje también hacia Putin: “la fuerza y la dureza no son la solución”.

G. FINAL:

La imagen es brutal: un presidente en la recta final de su presidencia; el partido del cual ha sido barrido del Capitolio en sus segundas elecciones mid-terms;  desgastado y en las horas más bajas de popularidad; demuestra que la coherencia y una nueva manera de sentir y hacer Política, que nos devuelva la confianza y nos haga sonreír y sentirnos orgullosos, es posible y tiene “premio”.

El presidente lame-duck parece que no estaba tan cojo -ni acabado- como se le quiere/quería situar. Immigración, medio-ambiente y política internacional van a marcar los meses finales y el inicio de su legado. Thank you Mr. President!

@aleixcuberes es director de @ingenia_pro.

Tagged with:
 

2 Responses to La Historia pasa delante nuestro: Estados Unidos y Cuba

  1. Álvaro dice:

    I’m afraid there won’t be political transition in Cuba for a while.

    At least not while the Castro brothers still rule the island, and even after them I think it’s gonna be very difficult to create a multiparty system if the PCC handles the situation.

    Great post though,

    ;)

  2. Ingenia dice:

    Thank you Álvaro for stopping by and share your thoughts!

    You have been a privileged witness of the daily life in the Island so we appreciate a lot your opinions on the matter.

    Maybe it’s too early to openly talk about political transition in Cuba. The main thing is attitudes have changed and the economic door can set the terms of the new political transition to resolve Cuban political blockade. Time will be required to frame what’s going to happen.

    Let’s discuss it face to face with a good coffee! Thank you again and Merry Christmas to you and your Family!

Responder a Álvaro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>