El 25 de Junio de 1963, el presidente Kennedy visitó Frankfurt, un día antes del discurso “Ich bin ein Berlineer“. En el Hall de la histórica Iglesia de Sant Paul (Paulskirche) -cuna del primer cuerpo legislativo alemán y lugar de referencia del Constitucionalismo germano), JFK habló de la importancia de estrechar los lazos políticos y económicos transatlánticos, especialmente de los problemas derivados de las instituciones monetarias (50 años después sus palabras continúan vigentes en la vieja Europa) y proyecto la imagen de los Estados Unidos protectores y garantes de lo que representaba la Alemania Occidental.

 

Se trata de un discurso imprescindible, que quiere escenificar y representar un punto de inflexión y contiene un alto voltaje político y valor estratégico, aunque la historia lo haya relegado un lugar secundario y poco conocido.

 

Algunos fragmentos en imágenes del discurso:

 

 

El texto íntegro:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>