Ir al primer debate “sin alma“- de manera accidental o conscientemente- es de una frivolidad y arrogancia enormes. El mejor regalo soñado para la campaña del adversario: un golpe de efecto capaz de cambiar la tendencia; una actitud que favoreció que la narrativa del equipo Romney se fuera imponiendo durante -casi dos semanas- (la distancia entre el 1 º y el 2 º debate) sin ningún tipo de obstáculo; un game changer que ni el debate de vicepresidentes ni el segundo debate presidencial han podido remontar.

 

A la espera de lo que pueda pasar esta noche/madrugada, podemos decir que la campaña Republicana, si Romney mantiene el status quo, no comete ningún error monumental y no le tiemblan las piernas, ya ha ganado el pulso de los debates electorales con los demócratas. Para ellos es un triunfo importante. Antes de los debates nadie imaginaba un resultado como éste. Sobre el papel Romney era muy frágil: “mission accomplished“.

 

La política exterior norteamericana, columna vertebral del tercer debate presidencial, no está en la agenda ciudadana ni política en estas elecciones. ¿Recuerdan al presidente W. Bush no sabiendo ubicar en el mapa diferentes estados del mundo, entre ellos el Español? Por eso sorprende que el equipo de Romney insista en aconsejar al Gobernador que desgaste a Obama con Benghazi por tierra, mar y aire. Correr el riesgo de ser señalado como “anti-patriota” es lo último que le puede interesar ahora al candidato GOP.

 

Biden cumplió magistralmente su misión y Obama en el segundo debate, se mostró firme, fue más fluido en la exposición de lo que representan las propuestas de ambos modelos y pasó directamente al ataque. El cuerpo a cuerpo fue intenso, vibrante y ambos candidatos encajaron los golpes: las mujeres, los impuestos de Romney, las ayudas a la industria automovilística de Detroit, los comentarios del 47%, la ley de inmigración de Arizona, los lugares de trabajos exportados a China … el guión a la ofensiva demócrata se impuso. Un Romney a la defensiva lo corroboraba.

 

Pero a pesar de este “supuesto 2-1” para la campaña demócrata, las encuestas no se han movido y consolidan el avance de un Mitt Romney que igualó la carrera electoral y que en la batalla en Ohio y Florida principalmente -y gracias a la remontada republicana también en Iowa, New Hampshire, Virginia, Pennsylvania, Colorado y Nevada – está abierta y puede pasar de todo.

 

¿Qué cabe esperar del debate hoy? La confrontación entre dos universos antagónicos: la fuerza unilateralista vs la diplomacia multipolar: Israel, Irán, China, Libia, Rusia, el polémico premio Nobel de la Paz, -¿el cambio climático?- las guerras en Irak y Afghanistan … Pero en ningún caso es previsible una victoria clara de un candidato sobre el otro. El debate de hoy no es decisivo.

 

A pesar de que  las encuestas señalan a un Romney fuerte, no hay ninguna proyección del colegio electoral que lo sitúe -aún- como vencedor. A pesar de la diferencia que había entre ambos candidatos antes del primer debate era de entre 60 y 70 votos electorales – a favor del presidente- ahora se ha reducido a entre 20 y 30. ¿Empate técnico? Todavía no, pero estamos cerca. Un escenario como el de los tribunales de Florida en el años 2000 haciendo el recuento electoral, a fecha de hoy no se puede descartar.

 

Más allá del mes de debates que termina hoy, la campaña todavía vivirá dos semanas intensas y emocionantes. Se han empezado a mover los endorsements de las diferentes cabeceras y medios. ¿Hasta qué punto son significativas y previsibles? Es cierto que la influencia de los medios decrece, aunque en determinados condados y estados su influencia es fuerte. La previsión de un resultado tan ajustado hace que todos los pequeños gestos sumen.

 

Ambas campañas tienen preparados “impactos” para las dos últimas semanas de campaña. Los demócratas se guardan una de las imágenes más esperadas y con más fuerza: el abrazo entre la Secretaria de Estado Hillary Clinton y el presidente Obama. ¿Y los republicanos?

 

Los candidatos tuvieron la oportunidad de relajarse el viernes en Nueva York en la tradicional cena benéfica en honor a la memoria católica de Al Smith y su señora. Un ambiente distendido al estilo “Cena de Corresponsales de la Casa Blanca” donde ambos candidatos se ríen de ellos mismos y del adversario de manera ingeniosa:

 

 

¡Una tradición que deberíamos importar a estas latitudes!

 

 

Artículos recomendados:

- ¿Acertadas las conclusiones de Gallup?, via Washinton Monthly

- Escenarios -previstos- del resultado electoral, Profesor Michael Cornfield

- La narrativa de los debates, del Profesor Alan Schroeder.

- Los 5 puntos sobre energía sobre los que probablemente no se debatirá esta noche, de Ezra Klein.

 

 

@aleixcuberes es creador y consultor de @ingenia_pro

One Response to Diario de Campaña #US2012: 2 semanas, previa al 3r debate presidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>