Las convenciones de los partidos norteamericanos -como los congresos de los partidos políticos aquí- es ese momento en que las organizaciones se miran al espejo y se dicen “qué bien que estamos“, mientras repudian el adversario.

Este es un ejercicio de autoestima y vanidad -más que de modestia- que responde a la escenificación de un guión pensado para seducir a los votantes independientes e indecisos, con un atrezzo repleto de pantallas de LED, música y discursos -de confeti y globos- aplaudidos eufóricamente por miles de seguidores que entonan, con la pasión de sus aplausos, un simbólico “Hail to the Chief“.

 

La consigna era clara “no ser despiadados ni crueles con el presidente”, criticarlo no directamente sino de manera colindante: “poner en contexto aquello que prometió con la decepción del resultado“.

 

Una convención que no será recordada por las ausencias de los presidentes 41 y 43 (padre e hijo); por el momento Newt U (universidad Gingrich); tampoco por el cambio en el mecanismo de elección del candidato -que garantiza que no habrá otro fenómeno Ron Paul-, ni por la cancelación de FOXNews de las entrevistas pactadas con Sarah Palin; ni por la falta de burla sobre los teleprompters de Obama.

 

Estos son los 6 discursos y la imagen que han marcado esta Convención Republicana:

 

1. Un Chris Christie, crecido y con una actitud sobrada que no era pertinente, que “olvidó” que era un gregario y que él no sería el nominado del partido. Eclipsó la figura de Mitt Romney mientras dejaba claro que en las elecciones presidenciales de 2016 quiere ser protagonista absoluto:

 

 

 

2. Ann D. Romney quiso hacer una oda personal a su marido, que resultó muy empalagosa, forzada y artificial, sobre todo en los momentos en que el amor era el eje del discurso. Se trataba de humanizar a su marido, no de idealizar lo:

 

 

 

3. Condoleezza Rice, no brilló, pero dejó claro que es un valor seguro y querido por el establishment del partido. No tenía un papel fácil: una defensora de las guerras de Irak y Afganistán, criticando la política exterior del presidente Obama. A pesar de todo parece indicar que si los republicanos ganan la Casa Blanca volverá a la primera línea. Sino jugará un papel importante en el futuro.

 

 

 

4. El discurso más ideológico fue el de Paul Ryan. El cerebro y el alma más auténtica del programa republicano de estas elecciones, con un exceso de demagógica -que los fact-checkers han desmontado.

 

 

 

5. Y sin duda el mejor discurso de toda la convención, el más sentido, el más emocional, el que llegó más lejos, lo que hizo daño a los adversarios, el que resonó más allá del recinto de la convención. No iban equivocadas las personas que defendían la opción de Marco Rubio como candidato a la vicepresidencia. Clase, estilo, sensatez y un listón muy alto. Rubio justo se estrena como Senador pero tiene un futuro brillante en el partido.

 

 

 

6. El discurso de aceptación más “políticamente correcto”. El Mitt Romney que ya conocemos: nada vital, apassional, muy gris, con un liderazgo muy discreto y un discurso muy justito.

 

 

 

Y la imagen final de la Convención: tenemos demasiado respeto por la trayectoria -y sobre todo la obra magnífica de los últimos años- de Clint Eastwood. ¿Qué objetivo pretendía conseguir? La intención y el golpe de efecto eran buenos, pero la presentación -con una imagen spaghetti-western del actor empuñando una pistola-; la escenificación de la silla vacía y un Eastwood incómodo en el atril y sin ritmo … hicieron que el potencial de la operación haya quedado sólo en una anécdota.

 

 

 

Los demócratas han desplegado una operación de rebuttal a la sombra sin precedentes. Normalmente hay un pacto de caballeros entre los partidos, mientras uno celebra su convención -y crucifica al adversario- el otro mira hacia otro lado, y viceversa. Pues bien este año el operativo demócrata ha sido el de las grandes ocasiones.

El Truth Team ha monitorizado todas las acusaciones y ataques al presidente, discurso a discurso, entrevista a entrevista, y ha ofrecido la réplica a los periodistas y medios acreditados en Tampa, y han monopolizado digitalmente todos los mensajes de la campaña. Hoy la respuesta de la campaña de Obama a la Convención Republicana era clara y contundente:

 

 

 

A partir de aquí y esperando que los demócratas tomen el relevo en pocos días, ¿qué cabe esperar de esta convención? ¿Momentum? El objetivo es continuar haciendo historia y superar la convención de 2008:

 

 

Esto es lo que nos dice la historia de las últimas convenciones:

 

Fuente: http://election08data.blogspot.com.es/2008/08/convention-bumps.html

 

¿Lo conseguirán?

 

 

Artículos recomendados:

 

- ¿Quién paga las convenciones? via ABCNews.

- Midiendo  el impacto de una convención, via New York Times.

- Compartiva de la Convención Republicana de 2008 y de 2012, via The Fix, Washington Post.

 

@aleixcuberes es socio y consultor de@ingenia_pro

 

One Response to #US2012 – Diario de Campaña: discursos e imágenes de la Convención Republicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>