Diario de Campaña: menos de 16 semanas

On 22 julio, 2012, in Blog, Elecciones EEUU, by Ingenia


La campaña de Mitt Romney vivía una semana a la defensiva por un doble motivo:

  • por un lado: sombras en su gestión a Bain Capital: especulación comprando y cerrando empresas, despidos en masa y del empleo creado externalizada fuera de los Estados Unidos;
  • por otra: la no publicación de sus declaraciones de renta y de patrimonio de los últimos años, ni las explicaciones del porqué no había hecho público las cuentas bancarias que dispone en Suiza y las islas Caimán.

Ambos casos personalizan una actitud recurrente de la #viejapolítica: entre dos opciones -transparencia o no- el cálculo del daño menor se impone. No hacer públicas las declaraciones patrimoniales y de la renta, así como las cuentas en paraísos fiscales, es menos malo que hacerlo público y dar explicaciones.

La gestión en Bain Capital, como las declaraciones, hace tiempo que acompañan la campaña del candidato republicano. Incluso han sido temas recurrentes durante los 26 debates televisados entre el precandidatos republicanos.

Pero la campaña ante la incomodidad, se hace escurridiza y tira pelotas fuera -hacia adelante. Intenta que estos temas queden en el olvido, pero cíclicamente vuelven a la agenda y cada vez con más fuerza y sometiendo al candidato y a su círculo a presiones -ciudadanas y de los media- cada vez mayores.

¿Qué resultado se consigue? Si no explicas quién eres, los adversarios lo harán por ti.

Ann Romney declaró: “hemos hecho público hasta donde es necesario saber“. La candidata a primera dama sabe que cuando eres una persona pública y aspiras a presidir tu país, nunca es un@ mism@ quien decide hasta donde es necesario saber, sino que son l@s electores/as ciudadan@s y los medios quien pondrán el límite hasta donde quieren saber. La nueva sociedad activista, exigente, fiscalizadora y digital impedirá que nada siga como antes. Quien quiera agarrarse al pasado y no esté en condiciones de garantizar accesibilidad y transparencia, se aleja de ganar la confianza y el VOTO ciudadano.

No responder y no dar la cara, aunque con el objetivo de no perjudicar la propia campaña, demuestra un estilo de liderazgo concreto. Si esta información se hubiera hecho público meses antes, la campaña hubiera podido controlar el tempo, la intensidad, la reacción y la gestión de daños de la propia historia: hubieran tenido la oportunidad de informar/preparar/educar al electorado, conocer de primera mano las explicaciones del candidato y no estaría a merced de la rumorología ni lo que publicaran los medios. Ahora no tendrían el ambiente distorsionado para explicar su mensaje.

A medida que se acerque el 6 de Noviembre, la presión aún se multiplicará más. Cuanto más tarden en hacerlo público, peor. Sólo podrán ir a remolque y a la defensiva.

La matanza criminal de este pasado viernes en Aurora (CO) ha eclipsado la campaña y ha cambiado su curso. Los dos candidatos suspendieron su agenda electoral y aunque no se quiera reconocerlo abiertamente: la regulación sobre armas será foco de interés y -debería ser- objeto de debate en la campaña presidencial. El alcalde de Nueva York, Bloomberg, ya ha emplazado a los dos candidatos presidenciales a posicionarse al respecto.

Estas son las reacciones de los dos candidatos:

Una historia de víctimas inocentes que se repite otra vez. La mayoría de veces de personas anónimas, otras más públicas como la congresista de Arizona Gabrielle Giffords en Tucson (AZ).

De momento ambas campañas se han limitado a mostrar el pésame, el dolor y la voluntad de acompañar las familias en estos momentos. “No podremos entender nunca que lleva a un ciudadano a aterrorizar al resto de personas” dijo el presidente.

¿Suficiente? ¿La ciudadanía debe aceptar con resignación que esto pasará y no hay nada que hacer, más que mostrar el dolor por las víctimas de ayer, de hoy y de mañana?

La Política debe ser valiente. Y si es legítimo que la NRA defienda sus intereses corporativos, amparados bajo la 2 ª enmienda constitucional, y que promueva el voto a los candidatos -republicanos en su amplia mayoría- que favorezcan su misión; también lo es más que se tomen decisiones para proteger la vida de inocentes: ¿nos suena el concepto “pro-life” verdad?

El debate no se reduce a hacer una ley y a poner restricciones a las personas que pueden acceder a las armas y a la munición. Sobre todo el debate es cultural, de ideas, de educación, de exclusión social y de pobreza. Pero también de fanatismo político: la tensión permanente, un ambiente -prefabricado- de intoxicación ideológica, que incita al odio y al miedo, que desprecia y no respeta la diversidad, que deslegitima opciones políticas, líderes y valores por el simple hecho de ser diferentes …

Sabemos que los altavoces republicanos más significados trabajarán para que nada cambie. Pero quedarse de brazos cruzados continúa condenando inocentes injustamente. De momento la respuesta del presidente ha sido muy tibia: después de la primera reacción, en su weekly address del sábado sólo ha repetido la breve declaración de Myers (FL) del día anterior.

El presidente debería coger la bandera que cuestiona ese statu quo. Sin miedo. Sin ambigüedades: “La vida vale más que cualquier enmienda constitucional“. Encaja de lleno con su trayectoria, quién es, qué quiere, qué ideas defiende y a quién representa.

No sabemos si el debate sobre el control de las armas ha venido para quedarse ni durante cuánto tiempo. Después de la tragedia de Aurora el foco será otro. Es más que probable que vuelvan las preguntas sobre Mitt Romney en Bain Capital y la publicación de las declaraciones patrimoniales y de renta y las cuentas a paraísos fiscales.

Con las incidencias y las crisis que vendrán las respectivas campañas vivirán momentums como también dificultades; serán ofensivas o defensivas; tendrán semanas buenas y no tan buenas. Pero lo que no deben olvidar nunca es la construcción de los respectivos marcos mentales – frames – que delimitan el terreno de juego del debate de las ideas: trayectoria, quién eres, qué quiere, qué ideas defiende y a quién representa.

Sirvan de ejemplo estas imágenes:

Artículos recomendados:

- Mitt Romney y Bain Capital, mirada de Ezra Klein en el Washington Post.

- Mitt Romney y la transparencia exigible, mirada de la campaña del New York Times.

- El por qué el tiroteo de Aurora no afectará al debate sobre el control de las armas, mirada de The Fix.

La próxima actualización del “Diario de Campaña” analizará el – inminente- anuncio sobre quién será la persona que acompañara al candidato Romney en el ticket republicano y la ventaja de momentums que Romney dispone sobre Obama, que con las diferencias en intención de voto tan cercanas, serán decisivos para decantar la victoria final.

@aleixcuberes es socio y consultor de @ingenia_pro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>